3 noviembre, 2022 By Hector Perez Off

Mariano Manzi y la escribana, a indagatoria con Bacchiani

POR INSOLVENCIA FRAUDULENTA
La Justicia les prohibió salir del país. Ordenó levantar el secreto fiscal y bancario de ambos e inhibió todos sus bienes.
El juez Federal Miguel Ángel Contreras ordenó que el presidente del Congreso de la Coalición Cívica- ARI, Mariano Manzi, la escribana pública Joaquina Córdoba Gandini y Adhemar Bacchiani, imputados por la presunta comisión del delito de “insolvencia fraudulenta”, sean indagados en el marco de la causa que investiga a la empresa Adhemar Capital SRL.

En la resolución emitida ayer, Contreras sindicó a Manzi y la notaria como supuestos “partícipes necesarios” para desarrollar maniobras tendientes a lograr la insolvencia de Bacchiani y su empresa, que recientemente fue declarada en quiebra por cesación de pagos.

Para los tres se fijó fecha de audiencia y además, en el caso particular de Manzi, se dispuso que el viernes se realice una reunión para reproducir la conversación que presuntamente mantuvo con Bacchiani durante un viaje. El contenido de esa charla fue aportado por José Blas, socio de Bacchiani y apoderado de la empresa, quien recientemente declaró como imputado colaborador en la causa.

Para Manzi y Joaquina Córdoba Gandini, la Justicia ordenó el levantamiento del secreto fiscal, bancario y bursátil, al tiempo que comisionó a las áreas especializadas de Gendarmería Nacional, que realicen un detallado y amplio informe patrimonial y financiero de ambos.

Para los dos se ordenó la inhibición general de bienes y por solicitudes de embargo, se dispuso que se informe sobre la existencia de bienes a su nombre para que se concreten esas medidas. Además, Contreras decidió prohibirles salir del país y pidió que se determine si alguno de ellos se ausentó de Argentina en lo que va del año.

También se citó a prestar declaración testimonial a Luis Malek Fara, empresario que se dedica a la comercialización de autos de alta gama, a quien Bacchiani le habría vendido la Ferrari y el Mercedes Benz en los que se paseaba como parte de las campañas para promocionar su empresa.

Espiral

Blas declaró dos veces como imputado colaborador.

El mes pasado declaró por última vez y el aporte de información realizado fue evaluado por el juez Contreras, quien posteriormente homologó el acuerdo que lo reconoce como “arrepoentido”.

Blas aportó información sobre una supuesta conversación entre Bacchiani y Manzi, que será escuchada en audiencia próximamente.

Por esa conversación y las declaraciones de Blas, la Fiscalía Federal pidió que Manzi sea citado a indagatoria por su presunta participación en actividades relacionadas con la insolvencia de Bacciahi,

Paralelo al pedido del fiscal, Manzi se presentó el lunes en el Juzgado Federal, se puso a disposición de la Justicia y a la salida, ante los medios de comunicación aseguró que es víctima de una “persecución política” y consideró que la solicitud del fiscal es un “carpetazo preelectoral”.

No dio detalles de su relación con Bacchiani, negó haber sido apoderado de la empresa pero no desmintió haber asesorado al “trader”.

“Yo no representé legalmente a Edgar Bacchiani, tampoco fui apoderado nunca, eso es lo que tengo para decir en lo formal. Pero bueno, como abogado uno puede asesorar sin ser apoderado”, aseguró.

Durante el fin de semana y hasta el martes inclusive, ingresaron nuevas presentaciones en la Justicia de parte de varios acreedores, entre ellos, el empresario local Cristian Guillou, quien denunció nuevamente a la escribana Córdoba Gandini y a la madre del contador de Bacchiani, Gonzalo Segovia. En las presentaciones se hizo hincapié en que todos formaron parte de un sistema para insolventar a Bacchiani.

En conjunto, las medidas fueron solicitadas por el Ministerio Público Fiscal, representado por Santos Reynoso.

Bacchiani no volvió de La Rioja
El 27 de octubre, Bacchiani, procesado por “intermediación financiera no autorizada agravada por uso de publicidad”, fue trasladado desde el Penal de Miraflores a la provincia de La Rioja, por requerimiento del Juzgado de Instrucción Nº 2, a cargo del juez Héctor Daniel Barria. Hasta ayer Bacchiani permanecía detenido en aquella provincia, donde fue indagado en el marco de numerosas denuncias por estafas, defraudación y asociación ilícita, entre otras.

Se espera que esta semana sea regresado a su calabozo de Miraflores y que inmediatamente se fije fecha de audiencia para que sea indagado por supuesta “insolvencia fraudulenta”.