Murió el homicida que fue baleado en la cabeza

Carlos Roberto «Rengo” Galván (51) falleció ayer en el hospital San Juan Bautista después de ser internado en el nosocomio el 24 de octubre pasado con un fragmento de bala que no se le pudo extraer de la cabeza.
El hombre llegó hasta el centro de salud identificándose con otro apellido y manifestando que cuando pasaban por un lugar de caza del interior catamarqueño, había recibido una bala perdida.
Trascendió horas después que el hombre acababa de purgar una condena por homicidio y había salido dos semanas atrás del Servicio Penitenciario de Santiago del Estero.
El día de los hechos, habría tomado parte de un asalto en el que recibió el balazo en la cabeza y, presuntamente, junto a sus cómplices buscaban refugio en Catamarca.
Fuentes judiciales de la vecina provincia dieron a conocer que en 2004, Galván junto a otros dos sujetos protagonizaron un robo a mano armada en una carnicería, pero cuando se desarrollaba el ilícito, el comerciante, Marcelo Leopoldo «Hormiga” Paz, un conocido jugador de fútbol, reconoció a uno de los ladrones y fue ultimado a sangre fría.
Fuentes consultadas por este medio dieron a conocer que Galván fue condenado y tras cumplir la sentencia; habría intentado cometer otro asalto, pero esta vez fue él quien resultó herido de bala.
En un primer momento la causa fue investigada por el fiscal Ezequiel Walther como un accidente, hasta que tras investigar los antecedentes del herido, comenzó a salir a flote la cruda y violenta realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *